Perú: Sorpresivo cambio de gabinete

La renuncia de Salomón Lerner presionó al Presidente Ollanta Humala, pararealización de un cambio de gabinete, lo que ha suscitado rumores sobre unacrisis política al interior del gobierno. Pese a la negación de una crisis, tantode Lerner como del mandatario, se mira con incertidumbre esta renovaciónministerial.

Tras la sorpresiva e irrevocable renuncia de Lerner, presidente del Consejo deMinistros, en medio de conflictos sociales importantes, ya se especulaba sobreuna pugna entre militares y civiles al interior del Gobierno. Sin embargo, él hamanifestado en innumerables oportunidades que puso su cargo a disposiciónpara facilitar al mandatario la realización de cambios con el fin de configurar unmejor equipo. Seguido a esto, el resto de los ministros pusieron sus cargos adisposición, lo que dio paso a una reestructuración del gabinete de Humala, de 11de sus 19 ministerios.

Humala nombró como sucesor de Lerner a Oscar Valdés, medida que hagenerado un revuelo en la opinión pública por las características del escogido.Valdés es un militar retirado y empresario de 53 años que desde julio pasado sedesempeñaba en el Ministerio del Interior. Además es un cercano consejero deHumala, relación que se remonta a los años en donde Valdés era instructor delmandatario en el Ejército.

Algunos ven en este nombramiento como un giro hacia la militarización delgobierno o a una posición más autoritaria. Lo anterior ha generado que el partidoPerú Posible (PP), facción progresista encabezada por el ex presidente AlejandroToledo, hoy haya decidido distanciarse del presidente.

Con esta decisión, Humala se aleja de una parte de su electorado y,concretamente, de una sección del gobierno con la que tras cinco meses en elpoder, las relaciones ya se veían desgastadas. Ya eran evidentes los roces que sedaban tanto a nivel interno, como en declaraciones cruzadas entre sus ministros,hechos que explotaron y se acentuaron aún más con el conflicto minero en laregión norteña de Cajamarca.
Si bien Humala ha perdido notoriamente el apoyo del sector izquierdista dela política peruana, ha ganado apoyo por otros sectores que han confiado ensu capacidad de mantener estables los lineamientos macroeconómicos quehan permitido el crecimiento de Perú en los últimos años. Sin embargo, estedistanciamiento puede generar la obstaculización de la aprobación de leyes
fundamentales en el Congreso.

Hoy por hoy, existe incertidumbre sobre el rumbo político que tomará el gobierno,tanto para la población como para sus colaboradores y ex colaboradores degobierno, sobre todo por la designación de Valdés. Por lo pronto, es central que selogre la cohesión del nuevo equipo de Humala para potenciar la gobernabilidad yel crecimiento del país.