Guatemala: La violencia de mano de los asesinatos y linchamientos toca fuerte en Guatemala

LatinoamericaLibre

 

Según el informe sobre la Situación de Derechos Humanos y Violencia de enero a agosto de 2010, publicado por el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), 2.132 guatemaltecos fueron asesinados en lo que va del año, además, otras 1.163 personas resultaron heridas.

También, el estudio señala que enero ha sido el mes más violento ya que se reportaron 354 crímenes, mientras que en agosto el número de muertes violentas asciende a 221, lo cual denota que la crueldad y la saña continúan siendo las principales formas de muerte para las personas.

Si bien el número de asesinatos ha disminuido en un 21 por ciento en los primeros 8 meses de 2010 en relación al mismo periodo del 2009, el análisis reporta que los linchamientos han ido en aumento y que estos ya son parte de la ciudad capital. A la vez, se afirma que estos se llevan a cabo por “la desconfianza hacia la Policía Nacional Civil (PNC)”. En lo que va del año, se han registrado 136 casos de linchamientos de los cuales 109 personas han resultado heridas y 27, muertas.

Al respecto, el director del GAM,  Mario Polanco, subrayó que estos casos se deben “a la frustración que existe en el interior del país por el clima de violencia, que se traduce en la búsqueda de justicia por propia mano”. Para controlar estos hechos, afirma Polanco, es necesario que las autoridades incrementen el número de agentes de seguridad en Guatemala, donde hay unos 22.000 policías para proteger a los más de 14 millones de habitantes.

Con todo ello, “Guatemala afronta una situación difícil: violencia, inseguridad, mala administración de fondos y fenómenos naturales contribuyen a provocar más miedo en la población”, concluye  el estudio.
Debido a que el país centroamericano es uno de los países más violentos de Latinoamérica, con un promedio de 18 muertos diarios, habrá que ponerle mayor atención al tema de la seguridad, sobre todo, en lo relacionado al control de las calles por parte de las fuerzas del orden.

Sin embargo, no hay que descuidar una cuestión que no es menor: el tema de los linchamientos. Esta práctica, utilizada también en otros países de la región, denota una falta de confianza por parte de la población en la Justicia y en las fuerzas del orden, debido a las malas prácticas y bajo control estatal que hay al interior de las mismas, por lo que es necesario ponerle mayor atención ya que de lo contrario, se estría aceptando como correcta y válida una explícita violación a los Derechos Humanos.