Chile: AFP Estatal: Mal Camino

Tema Público n°1132, Libertad y Desarrollo

 

Sin duda, el tema de las pensiones se ha tomado desde hace bastante tiempo parte de la agenda de las políticas públicas. Como suele pasar en estos casos de temas complejos que no tienen soluciones obvias o exentas de costos, aparecen ideas simplistas, que la mayoría de las veces no resuelven los problemas de fondo, o si en algo contribuyen, lo hacen con costos que superan los potenciales beneficios. Ese sería el caso de la creación de una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) estatal, idea que está presente de alguna forma en ocho de las nueve candidaturas que actualmente disputan la elección presidencial.

Sin embargo, la creación de una AFP estatal no resuelve los problemas del sistema previsional, y genera otros serios inconvenientes, que eventualmente podrían terminar con el fin del sistema de capitalización individual. Estamos hablando entonces de una política pública nefasta, considerando que con la actual estructura demográfica del país un sistema de ahorro individual es la única alternativa previsional viable en el mediano plazo. Se pueden identificar en términos generales dos problemas que deben ser enfrentados en el actual sistema previsional:

1) Los pensionados reciben bajas pensiones. En un sistema como el nuestro, la pensión es principalmente determinada por los ahorros, así es que la causa de esta falla hay que buscarla en la insuficiencia del ahorro.

2) Existiría baja sensibilidad de los cotizantes a las comisiones cobradas y servicios entregados por las administradoras, lo que habla de un problema de competencia.

El primero de estos problemas es el más importante, y lograr una solución razonable exige conocer las causas de estas bajas pensiones. Existen actualmente cerca de un millón de pensiones pagadas por el sistema, con un monto promedio de pensión de $ 182.000. Pero esta cifra promedio no es representativa, por cuanto debe corregirse por la distorsión que genera el bono por hijo. Recordemos que este subsidio es recibido por todas las mujeres mayores de 65 años que han cumplido con el requisito de al menos una cotización en el sistema. Esto llevó a que entre 2008 y 2010 el número de cotizantes femeninos aumentará en cerca de 200 mil, muchas de las cuales cotizaron sólo para cumplir el requisito. Se han entregado ya bono por hijos a 254 mil mujeres, cuya pensión entonces forma parte del promedio de pensiones pagadas, a pesar de que en muchos casos registran sólo una cotización.

De acuerdo a un estudio realizado por el DICTUC, de los actuales pensionados por vejez, las mujeres han cotizado en promedio 6,2 años. Esta cifra sube a 15,7 años si se eliminan del cálculo las mujeres que cotizan por menos de un año. En el caso de los hombres pensionados, el promedio de años cotizados es de 19,8. Si comparamos estos números con la expectativa promedio de vida al momento de la jubilación, de 24,7 años para las mujeres y de 17,3 años para los hombres, resulta más que evidente que el principal problema del sistema es la baja densidad de cotizaciones. Es imposible que cotizando un 10% del ingreso por un período de menos de 16 años para el caso de las mujeres se logre una tasa de reemplazo cercana a 70% del ingreso de los últimos años trabajados por un período de 25 años. Este obvio problema de matemáticas financieras no se resuelve con una AFP estatal. Finalmente el notable éxito que ha tenido Chile en los últimos 30 años en prolongar significativamente la vida de los ciudadanos, por sentido común lleva a la necesidad de aumentar el ahorro para la vejez.

Otra causa de las bajas pensiones sería que la tasa de contribución de 10% es insuficiente dada la actual situación demográfica de nuestro país. De hecho, en 1980 la expectativa de vida era de 67,4 años para los hombres y de 74,2 años para las mujeres, por lo que la sobrevida a financiar con la pensión era de algo más de dos años para los hombres y de 14 años para las mujeres. Tampoco la AFP estatal corrige el problema de la insuficiencia de la tasa de cotización.

VER INFORME COMPLETO