Estudios: Informe 2011 de la CIDH: Colombia, Cuba, Honduras y Venezuela “merecen especial atención”

Este lunes 9 de abril, La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó su Informe Anual 2011 ante la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos (CAJP) de la Organización de los Estados Americanos (OEA). El informe consta de cinco capítulos en los cuales se da cuenta de las actividades desarrolladas por la CIDH y sus Relatorías durante 2011 y se ofrece información sobre el procesamiento de peticiones y casos y el otorgamiento de medidas cautelares a lo largo del año. En el Informe la CIDH considera que Venezuela, Colombia, Cuba y Honduras merecen especial atención . respeto a los derechos humanos.

Para Venezuela recomendó mejorar “urgentemente” en la materia y criticó la Ley Habilitante, que concede al presidente poderes especiales durante 18 meses. El informe señala la preocupación de la CIDH por la situación de inseguridad ciudadana y altos índices de violencia y la impunidad en la que quedan la mayor parte de los crímenes cometidos contra la población. Esto se relaciona con la continuidad de la situación de provisionalidad de los jueces y fiscales, lo cual genera fragilidad y falta de independencia e imparcialidad del poder judicial, lo que a su vez impacta de manera negativa en el ejercicio del derecho de acceso a la justicia. Asimismo, el informe analiza el uso abusivo del derecho penal y la afectación a la libertad de expresión, así como la grave situación de derechos humanos de las personas privadas de libertad, entre otros temas. La Comisión continúa solicitando al Estado permiso para realizar una visita de observación a Venezuela. Hasta la fecha, el Estado se ha negado a permitir la visita de la CIDH a Venezuela, lo cual no sólo afecta la capacidad de la Comisión de cumplir con su mandato como órgano principal de la OEA para la promoción y protección de los derechos humanos, sino que además debilita gravemente el sistema de protección creado por los Estados Miembros de la Organización.

Respecto a Colombia, la Comisión muestra su preocupación por los “reductos no desmovilizados de las estructuras paramilitares” y la consolidación de nuevos grupos armados, junto a la comisión de ejecuciones extrajudiciales “presuntamente por miembros de la Fuerza Pública” y las escasas condenas por esos hechos. También lamenta el “grave problema del desplazamiento interno” en el país y valora la aprobación en junio de 2011 de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, pero al mismo tiempo señala la necesidad de implementar más medidas que fomenten la “restitución efectiva de tierras”, dada la persistencia de la violencia.

Cuba, por su parte, repite en el Capítulo IV porque en 2011 persistieron en el país las restricciones a los derechos políticos, de asociación, a la libertad de expresión y de difusión del pensamiento, la falta de elecciones, la falta de independencia del poder judicial y las restricciones a la libertad de movimiento, han conformado durante décadas una situación permanente y sistemática de vulneración de los derechos humanos, así como actos de represión severa contra mujeres, restricciones a defensores y defensoras de derechos humanos y provisiones y prácticas que contravienen los derechos de los niños, niñas y adolescentesque. La Comisión insta a declarar nulas las condenas contra los disidentes condenados en la llamada “Primavera Negra” de 2003 y a eliminar de su Código Penal las figuras de la “peligrosidad” y la “especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos”.

Honduras, incluida por primera vez en el Capítulo IV tras el golpe de Estado de 2009, permanece en el mismo debido a sus persistentes violaciones en materia de “justicia, seguridad y discriminación”.

La Comisión señala que envió el informe el pasado 22 de noviembre a los Estados mencionados para conocer sus observaciones al respecto, aunque ni Venezuela ni Cuba respondieron.

Fuente: Organización de Estados Americanos. 9 de abril de 2012